Las peluquerías se llenan cada día de mujeres que buscan transformar su imagen y levantar el ánimo a golpe de tijeretazo. ¿Es la mejor idea? En Be Beauty Club vemos a diario esto con nuestras clientes, por la experiencia que tenemos vemos algo arriesgado tratar de aliviar un mal día en el salón de belleza. "Una decisión impulsiva nos puede llevar a una catástrofe estética, un corte equivocado, en lugar de mejorar nuestra cara, la puede envejecer y afear o endurecer nuestras facciones".

Be Beauty Club

Siempre este curioso fenómeno que nos da a todas (Si, si a todas. . .), que en algún momento de nuestras vida queremos canalizar nuestra rabia, depresión, frustración. . . con un corte de cabello o cambio de look radical.

Las tijeras no cortan los problemas, pero sí pueden satisfacer esa necesidad de verse bien y elevar la autoestima. Un buen corte puede devolver sensualidad, belleza y juventud.

Puedes seguir tendencias, pero sin obsesionarte y sabiendo tus debilidades. El corte se debe acomodar al rostro y también a las necesidades cotidianas. El 'efecto flash' de la peluquería resulta terapéutico, pero hay que pensar en el día después. ¿Lo sabré peinar? ¿Lo podré mantener? Las mujeres jóvenes, sin un estilo aún definido, suelen ser las primeras en cometer este tipo de errores.

Jugar con la imagen denota entusiasmo vital. Hay que vencer el miedo a las tijeras y al color. Quienes más saben de ello son las mujeres mayores de 40 años que apuestan por un 'look' más atrevido y fresco.

Por eso en Be Beauty Club siempre recordamos que el cabello es el marco de nuestro rostro y es importante llevarlo siempre limpio y bien cuidado, no solo en momentos de bajón emocional. "Antes de tomar una decisión sobre nuestro peinado, debemos saber que cada mujer es única y, puesto que el cabello convive con nosotras, tendremos que lograr estar en armonía y adaptarlo en nuestra personalidad, sabiéndolo aceptar la situación en la que nos encontramos".

Be Beauty Club